El riesgo de consumir agua contaminada

0

Cada año mueren 2,5 millones de niños por culpa de las diarreas agudas, especialmente en los países del tercer mundo. Es una de las fatales consecuencias derivadas de beber aguas contaminadas por bacterias, entre ellas Escherichia coli que, en condiciones normales, forma parte de la flora intestinal humana y está sometida al control por parte del cuerpo.

Las diarreas se producen porque las bacterias producen unas toxinas que estimulan la secreción de los intestinos; el cuerpo pierde fluidos, se deshidrata y sobreviene la muerte.

Según una alerta del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), la presencia de organismos patógenos y polución han aumentado en más de un 50 por ciento en los ríos de esas regiones, especialmente en Asia, y son cientos de millones de personas las que pueden enfermar de cólera y fiebre tifoidea, que cada año cobran la vida de más de 540 mil personas.

En el mundo mueren cada año alrededor de 3,4 millones de personas por el cólera, la fiebre tifoidea, la hepatitis infecciosa, la poliomielitis, la criptosporidiosis, la ascariasis y las enfermedades diarreicas, asociadas a la presencia de residuos humanos en el agua.

El crecimiento demográfico, de la actividad económica, la expansión e intensificación de la agricultura y el aumento del volumen de aguas residuales no tratadas son las principales razones detrás del incremento de la contaminación del agua en Asia, África y Latinoamérica.

agua contaminada

Prevención y Beneficios del equipo de Ósmosis Domestica

De todos los sistemas de purificación del agua para beber que hay en el mercado, el más indicado para conseguir una óptima calidad en casa es el de la ósmosis inversa doméstica. Se trata de una tecnología de tratamiento gracias a la cual conseguimos eliminar gran parte de los contaminantes que se encuentran disueltos en el agua, con lo que mejoramos considerablemente su sabor y eliminamos posibles malos olores.

La ósmosis inversa consiste, simplemente, en invertir este proceso natural aplicando la tecnología y el conocimiento. Se trata de generar una presión exterior, que sea superior a la presión osmótica natural, que permita que el agua con mayor concentración de sólidos disueltos atraviese la membrana y pase a la zona donde está la solución más diluída. De esta manera conseguimos separar el agua pura de todos los demás elementos que están disueltos en ella. La presión osmótica que tendremos que aplicar va en función del tipo de soluto y de su concentración, de manera que el líquido que obtendremos tras el paso por la membrana estará libre tanto de sólidos disueltos como de microorganismos de los que queremos presencindir.

Un sistema de osmosis inversa es la mejor solución para tener una fuente de agua potable de la más alta calidad en tu propia casa.

Por último queremos recordarle que al igual que cualquier otro tipo de tecnología de filtración, los sistemas de osmosis inversa requieren de un mantenimiento regular. Eso incluye cambiar periódicamente los prefiltros –una vez al año-, el postfiltro -una vez cada dos años –, y la membrana -una vez cada 3 años-, además de realizar una higienización en cada uno de los cambios.

Share.

About Author

Abril Orquidea

Deja una Respuesta